Conclusiones del Cartoon digital

Tengo la impresión que el sector de la animación sigue demasiado pendiente de unas ayudas públicas que nunca llegan. A diferencia de otros países (Korea, Canadá) donde la industria de la animación se ha convertido en una potencia gracias al apoyo decidido de la administración, aquí hay eco. Entonces ¿por qué seguir perdiendo el tiempo?

Habrá que espabilarse, explorar y afinar el modelo de negocio. Sobre esto, me ha sorprendido la referencia del mercado de UK, tanto de Miles Bullough (AARDMAN) como de Maurice Wheeler (DIGITAL OUTLOOK) donde han decrecido los ingresos en DVD (previsible), pero también de Internet y móvil en los dos últimos años. Hay una confianza en que la economía digital siga la estela de iTunes y en el futuro del VOD.

Otro hecho, éste indiscutible, como planteó Christophe Maridet (Disney Interactive Studios) es la necesidad de crear marcas franquicia y desarrollar experiencias 360º. Los que tienen capacidad financiera desarrollan película, y/o serie de animación simultáneamente al videojuego, comunidad web, etc…

La inversión en marketing (promoción) iguala a la producción de las películas. Confirmando que lo que se vende son experiencias de marcas. Las referencias de Disney son obvias, pero también la aparición de nuevos contendientes como Planet51 (de Ilion) que invertirá sólo en el lanzamiento en USA más de 50 millones de €. Por cierto, será el gran estreno cinematográfico de finales de año y a juzgar por la ambición del proyecto y los trailers vistos, habrá que verla seguro.

Ahora una de decepciones, y aunque no era el foro adecuado, esperaba un poco más de espíritu 2.0. Nada. Las pocas referencias que hubo fueron en un sentido puramente promocional de las redes sociales. Hay una auténtica brecha, no entre analógico y digitales, sino entre 1.0 y 2.0.

Más decepciones. La animación ya ha asumido el hecho económico de la “piratería” pero lo sigue encarando con mentalidad tradicional. El verbo “compartir” sólo se conjuga con “inevitable”, “propiedad” y “proteger”. Es una cruzada sin sentido, porque además de ser un imposible proteger los derechos legales en todos y cada uno de los mercados y legislaciones, todos sabemos que aquello susceptible de ser copiado…

En ningún momento se habló de crowdsourcing. Y es que la industria de la animación -perdón de entretenimiento- justo ahora acaba de aprender a sentar y a colaborar a los equipos internos de desarrollo de video juegos con los profesionales del cine y de la televisión tal como explicó Frédéric Thonet (UBISOFT).

Diría que es una cuestión de falta de madurez. Les falta lo que otras industrias –como las agencias digitales- en la que los equipos creativos, los de marketing y los ingenieros, hace tiempo aprendieron a trabajar en equipo.

La industria de las grandes producciones está fastidiada. Su ventana de difusión principal (TV) está pasándolo mal y reduciendo sus presupuestos. Los soportes físicos quedan cada vez más reducidos a los coleccionistas. Internet es visto como una canal promocional, pero todavía no se ha descubierto el modelo de negocio ideal (bueno Apple con iTunes, sí).

Por cierto, Jay Ahn de Korea (Sur) nos dejó a los europeos con la boca abierta. El desarrollo del IPTV y del VOD está siendo extraordinario, claro que con una penetración del 80% de los hogares con banda ancha de –como mínimo- 20 megas y a $10 el paquete básico, todo es posible. Aunque ya se comercializa 100 megas, pero mejor no comentarlo… ¿verdad?

El sector que vive una revolución de fondo. En España, el fantasma de la crisis, empuja los ingresos publicitarios hacia abajo. Las cadenas de televisión recortan gastos, evitan co-producciones ¿qué sucederá con la industria de animación? Paradójicamente algunos expertos como Inma Martínez presentes en el Cartoon Digital recomendaban hablar de la producción publicitaria como una alternativa muy digna.

Unas jornadas interesantes, donde quedó claro el momento tremendamente apasionante, intenso y cambiante que vive toda la industria de contenidos-entretenimiento. Para acabar, un dato de consenso entre los asistentes al evento: cada seis meses hay que cambiar el guión.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en animación, Cartoon digital, Disney, Ilion, Industria digital, Planet51. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.