Entre piratas, marcas y reyes absolutistas

Hace un par de días el director de marketing de una empresa de videojuegos declinaba nuestra invitación a anunciarse en www.calicoeletronico.com. No me sorprendió su negativa (sería demasiado aburrido si todo el mundo aceptara a la primera) sino su argumento.

Me explico. El directivo comentaba que en nuestro site habían enlaces a otras páginas web en las que se hace apología de la piratería (que no piratería), que es algo que afecta y daña a su sector, etc.

Evidentemente las empresas son absolutamente libres de anunciarse donde les venga en gana. Ese no es el tema. Pero creo que si las empresas cambiaran el chip y aceptaran las nuevas reglas de negocio, darían más satisfacciones a sus accionistas. Al menos no irían irremediablemente al colapso como ha ocurrido con otras industrias ¿A alguien le suena esta música?

Hay innumerables modelos de ingresos, pero hace falta actitud y aptitud para implantarlos y desarrollarlos. De lo contrario, nunca habrá suficientes sistemas de flotas, de galeones, ni de fortificaciones para protegerse.

En Internet, de la misma forma que nadie tiene la patente de corso, tampoco los reyes absolutistas triunfan. Los tiempos han cambiado, es obvio. Seguramente les gustaría regresar a un entorno idílico, confortable, donde todo el mundo pagara alegre y disciplinadamente sus precios. Pero esto ya no funciona así. Y esos tiempos no volverán.

Cada vez más el negocio de los videojuegos son experiencias de marcas, con historias transmedia que ya no nos sorprende si saltan a múltiples pantallas y entornos. Negocios cuya clave es una intensa relación emocional con su legión de parroquianos… que han situado esta industria en primerísima división (en España ya gana más dinero que el cine y la música juntos).

Entonces ¿por qué persistir en la decadente persecución contra los que te dan de comer? Cuando sabes que no ganarás y –más aún- cuando se ha demostrado que la participación de los consumidores es… el auténtico tesoro (grassroots marketing).

¿Acaso no es preferible buscar y experimentar con rutas o modelos de negocio más abiertos y cercanos a ellos, donde su interacción e involucración multiplica el valor de la franquicia?

Algunos, incomprensiblemente, esperan a que les hundan su última carabela.

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en cálico electrónico, Era 2.0, experiencia de marca, grassroots marketing, videojuegos. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Entre piratas, marcas y reyes absolutistas

  1. Sonia García dijo:

    El problema que veo en el sector del videojuego, a diferencia del de la música, es que, siempre se pueden sacar provecho a través del directo, cosa que los videojuegos no pueden hacer

  2. Jaime Cuesta dijo:

    Albert, la próxima vez le dices que la piratería afecta y daña a cualquier sector, lo que pasa es que otros sectores luchan contra ella con dinamismo y de la mano de sus consumidores, mientras que otros sectores, como el audioviisual, pretenden vivir en el pasado como si nada estuviera cambiando.

    Por cierto, Sonia, muchos juegos explotan la realidad persistente y el juego en red como forma de prestar un servicio (y cobrar por ello).

Responder a Jaime Cuesta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.