Aprendiendo del fútbol 18 – Victoria con un ligero sabor amargo

Hoy partido de sobremesa. En domingo, a las 15 horas de la tarde y en mitad de un fin de semana largo… En fin. Visitábamos al último clasificado. Equipo que después de ocho jornadas todavía no conoce la victoria.

A los dos minutos de empezar el partido ha quedado demostrado el porqué van últimos. Los nuestros han salido enchufados. Los locales que no pasaban de la línea de medios. La superioridad física y técnica, evidente.

Se mascaba la goleada rápida. Pero las cosas no han sido exactamente así. Durante la primera parte del encuentro sólo hemos conseguido marcar un gol, eso sí, perdonando numerosas ocasiones.

En la segunda parte, cambio de escenario. Los goles han empezado a llegar. Siete en total. Podíamos haber llegado perfectamente a los diez si los nuestros no se hubieran dedicado a la floritura y a aflojar notablemente el ritmo del partido.

Mi hijo, de portero, tan sólo ha tenido un par de intervenciones durante la primera parte. Nada peligrosas. La primera mitad de la segunda no ha tocado ni el balón, excepto los últimos minutos del partido. La primera ocasión clara de los locales, ha llegado cuando los nuestros ya hacía rato que pensaban más en la ducha que en el partido. En la segunda y última jugada del encuentro, un rechace del portero ha sido aprovechado por un jugador local para empujar el balón dentro. Inmediatamente después el árbitro ha pitado el final del partido.

El mosqueo de mi hijo ha sido mayúsculo. Estaba frío, pero furioso. Se ha pasado prácticamente todo el partido como espectador, bostezando solitariamente en el área…. Pero la foto final del partido ha sido con él sacando el balón de dentro de la red. Uno a siete es una excelente y contundente victoria…pero para mi hijo con un ligero sabor amargo. Gajes del oficio.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.