Hacia el mentoring 2.0

Desde luego el mentoring, no es una idea nueva, pero a raíz de diferentes circunstancias personales, sí me gustaría actualizarlo, dándole un matiz diferente que quizás lo haga más útil y relevante socialmente hablando.

Entendiendo el mentoring según su definición clásica de un proceso de aprendizaje global, a través del cual una persona con más experiencia -el mentor- enseña, aconseja, guía y ayuda a otra -el mentorizado- para que disponga de nuevas perspectivas, enriquezca su forma de pensar y desarrolle todo su potencial como persona y como profesional. El mentor invierte para ello tiempo, energía, experiencia y conocimientos.

No obstante, en el panorama actual es una pena circunscribir al mentoring sólo como recurso corporativo. Se me antoja muy limitado. Siempre sujeto a los valores e intereses corporativos. Algo que puede limitar las posibilidades del individuo –el mentorizado- desintonizando sus intereses y objetivos, con los de la compañía que lo emplea.

Aunque no afirmo el mentoring 2.0 como contraposición al “mentoring a secas”, sí creo que éste último tiene ciertas limitaciones para el individuo mentorizado.

A la vista de los tiempos que corren, “de tanto individualismo que ya no se habla nunca de discípulos” (Jean Cocteau), se me ocurre que debería desarrollarse, desconozco si existe o no, una especie de mentoring 2.0.

Esencialmente propongo un concepto más abierto y democratizado del mentoring. Algo así como mentores con experiencia (además de conocimientos, de energía, de tiempo e interés) buscan mentorizados, en último curso de carrera universitaria, con ganas de aprender a ser buenos profesionales y mejores personas. Poco más.

Una relación informal, sin corsés corporativos, religiosos o sectarios, pero con interés mutuo, de persona a persona. ¿Qué necesitaría? Aspirantes a mentorizados con talento, con potencial y ganas enormes, y sobretodo con capacidad para sintonizar y persuadir a un mentor potencial.

Quizás lo proponga porque nunca he tenido el privilegio de ser mentorizado y porque las mejores experiencias de mi vida profesional tienen que ver con personas a las que – consciente o inconscientemente- he ayudado a crecer.

¿A cambio de qué? De nada material, pero tampoco es altruismo. A mí me vale con “sólo” la satisfacción de echar una mano a quien lo vale, se lo merece y que puede llegar lejos. No escondo que sea una cuestión de orgullo personal, incluso de ego. Si acaso, como decía Elbert Hubbard, “Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento. Es el talento de reconocer a los talentosos”… pues puede que ese sea un buen reto para el mentoring 2.0, añadir un “ayudar” a los talentosos.

¿Qué sucedería con nuestros universitarios si pudiera replicarse a una determinada escala? ¿Mejoraría su incorporación al mundo laboral? ¿Tendrían mejor carrera profesional los estudiantes mentorizados? ¿Haría algo mejores a los mentores?

Candidatas/os razón: aquí

Post relacionados:

  • No Related Posts

4 comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo en la importancia del mentoring. He formado parte de un mentoring program durante mi año de máster en USC (Los Angeles) y la verdad es que la experiencia ha sido muy positiva. El programa está promovido por el «career development center» de mi facultad y básicamente consiste en asignar un estudiante con un mentor, buscando una afinidad de intereses entre ambos. Los mentors son alumni de USC y no reciben nada material a cambio, simplemente la satisfacción de estar ayudando a alguien. Los encuentros estudiante-mentor son informales y un par de veces al año se hace una cena con todos los participantes del programa para compartir experiencias.
    Sería genial poder ver programas de mentoring similares en las universidades de nuestro país.

  2. Es una iniciativa muy interesante, espero que haya alguien lo suficientemente listo como para acogerse a ella.

    Por cierto, desconozco si existe alguna web / software que actúe de intermediario, en caso contrario ¿crees que las redes sociales generalistas serían un buen sitio para poner en contacto mentores y discípulos?

    Quizás una red social vertical que una a ambas partes podría llegar a ser un buen negocio y, además, útil para la «sociedad»… aunque seguramente ya existirá algo parecido 😛

  3. #Marta,

    Gracias por tu comentario. Estoy convencido que se generalizará.

    Aquí ya conozco algún caso dónde se empieza a madurar la idea muy seriamente… pero es todo tan lento

  4. #Jordi,

    Ya hay algunos/as candidatos/as…

    Respecto a la herramienta, desde luego que si no existe, existirá. Lo que pasa es que en este caso creo que lo fundamental es arrancar la idea… y luego, ya veremos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.