Sudando la gota gorda

Los que me conocen, lo saben bien. No llevo excesivamente bien lo de pasar calor, por tanto sólo es casualidad que me haya tocado el sitio más caluroso de la oficina de Nikodemo. No es un rito iniciático, es que es el único sitio donde quedaba un puesto de trabajo libre.

Eso sí, se trata de una habitación polivalente. Sirve como sala de grabación de audio, como sala archivo-almacén (armario metálico gris con look contable de hace 40 años que combina bien con cajas de cartón) y ahora también como puesto de trabajo. Sólo tiene una pequeñas pega. Bueno, dos. Es habitación interior y no tiene aire acondicionado.

Además, como he sido el último en llegar, no tengo ni derecho al ventilador que le ha correspondido a Laura, la persona que se encarga de postproducción que se rápidamente se lo instaló en la micro sala de pospo (que también tiene el router…).

Nikodemo ya no es una startup, pero hay prioridades y prioridades.

La previsión es de cambiar pronto, si todo va según lo previsto, en septiembre-octubre. Aunque por aquel entonces supongo que el calor empezará a aflojar, el problema será de espacio. Con las incorporaciones previstas ya no quedará ningún espacio libre, salvo la sala de reunión…

Mientras, ya lo dicen, lo que no mata, curte. Así sea.

Post relacionados:

  • No Related Posts

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.