El AVE también llega tarde

Ayer tuvimos un día de agenda apretada en Madrid. Decidimos optar por el viaje en AVE. Personalmente ya tenía ganas de probarlo.

Salimos a las 7.00 h de la estación de Sants. Llegada a Madrid-Atocha en punto.
Fue un día sin respiros, enlazando reunión con reunión, hasta un total de cinco con almuerzo incluido. La última reunión por los pelos y ya en la cafetería de Atocha.

Lo que se lleva la peor nota es el parking de la estación de Barcelona-Sants. Parece un descampado (aunque sea en la azotea de la estación). Señalización deficiente, peor iluminación, y unas horrorosas y empinadas escaleras que se convierten en suplicio si llevas maletas pesadas. Y lo de siempre, igual de caro que el aeropuerto. Por una estancia relativamente corta, entrada a las 6:30 h y salida sobre la 1:00 h, 24 euros…

La experiencia con el AVE altamente satisfactoria. La ida en turista, la vuelta en preferente. Trabajar con el portátil, hablar por teléfono,… El bar de dentro del AVE un pequeño desastre. Grandes colas, se les acabó el café, no había hielo, pocas provisiones y sin “calculadora”. El personal del bar, a pesar de poner su mejor voluntad, iba un poco justo en eso de sumar y restar.

Volviendo a las diferencias entre clase turista versus a preferente, diría que además de la cena de la vuelta (preferente) y un mayor espacio entre asientos (eso me pareció) la gran diferencia es la toma de corriente. Importante porque después de todo el día, con las baterías del portátil y del móvil casi agotadas…

El viaje de regreso fue tranquilo. Salimos a las 21:00 h –en punto- de Atocha, trabajando algo, cenando un poco, viendo la película de vídeo. La pequeña pega es que sufrió un retraso de unos 30 minutos. Fue a causa de una avería que nos dejó parados y a oscuras, bastantes minutos entre Madrid y Zaragoza.

Llegamos bastante tarde y cansados a Barcelona. Nos dieron un abono del 50% del billete de vuelta. Por lo demás todo bien, un forma de viajar cómoda, sin stress y en dos horas y media…

Aunque ayer también comprobé que el AVE también llega tarde, me costará mucho volver al Puente Aéreo.

Post relacionados:

  • No Related Posts

2 comentarios

  1. Con cariño, un poco «injusto» el título de tu post. Una única experiencia y titular «durillo». De 6 idas y vueltas en AVE a Madrid, en todas ellas salió en punto y llegó en punto también o hasta 15 minutos antes (2h y 30m., siempre cojo el directo, sin paradas). Y lo que destacaría por encima de todo es que aunque te pegues el madrugón (he cogido varias veces el de las 6:00h.), llegas infinitamente más descansado, más fresco, menos estresado que con el avión.

    En resumen, en eso coincidimos plenamente, no volveré al puente aéreo ni nada parecido.

  2. hola Toni,

    puede que tengas razón, pero que llegó tarde es «objetivo».

    El punto está en que ese «también», en que lo compara con el avión, sale claramente ganador.

    Creo que es una reacción normal a una situación incluso un poco cómica por la «mala suerte» del primer viaje y primer retraso.

    Una anécdota casi divertida y muy relativizada después de sufrir tantos años en los viajes BCN-Madrid y sus horarios imposibles…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.