La Santa Inquisición de la música

La Recording Industry Association of America (o RIAA) al igual que la Santa Inquisición, una institución creada por el pontificado en la Edad Media para localizar, procesar y sentenciar a las personas culpables de herejía, se ha empeñado en afrontar los últimos coletazos del dinosaurio de la música, a golpe de juicios ejemplarizantes y totalmente desproporcionados.

Cómo calificar si no, la condena de 220.000 dólares a una mujer que se bajó 24 canciones de Kazaa. La víctima o cabeza de turco -Jammie Thomas- deberá hacer frente a esta salvajada, cediendo el 25% de su sueldo… ¡de por vida!

En un acertado artículo (de carvernícolas y revolucionarios) Baquía presenta a una industria musical desesperada y nostálgica de tiempos mejores, que nunca volverán. Afortunadamente.

Pero efectivamente hay esperanza. En el otro lado de la balanza, el grupo Radiohead anunció a los internautas que podrán descargar los temas de su último álbum a través de su página. Y atención, pagando el precio que el consumidor considere justo. Un excelente precedente. Esperemos que cunda el ejemplo.

Algunos, aunque no lo saben o no quieren admitirlo, son muertos vivientes. Lo único que están consiguiendo es provocar a los consumidores y retándolos a saltarse el corralito. Sólo falta organizarse un poco más vía blogs y difundirse vía word-of-mouth, y el consumidor boicoterá la compra de CDs. Para siempre.

¿Alguien duda de cuál será el final de esta historia?

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en blog, corralito, marketing 2.0, P2P, word-of-mouth. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.