Rito de iniciación en familia conectada

Observo y procuro documentarme acerca de las realidades y tendencias sobre la evolución de la familia conectada. Lógicamente lo hago con doble interés. El evidente como padre de familia, pero también desde la óptica profesional.

Vaya por delante que mi casa no es una casa-geek. Sólo conexión ADSL, una wi-fi, cuatro ordenadores (aunque sólo uno accesible para los niños y en habitación común), una PS2, varias Gameboy (diferentes modelos), unos cuantos reproductores MP3, un teléfono móvil per cápita, sólo un televisor (no es ni de LCD ni de plama) y poco más. O sea que más bien podría definirla como una casa normal.

A todo esto, leía un muy recomendable artículo de Manuel Castells sobre la autonomía de los hijos la evolución de la estructura familiar tradicional, etc. Castells constata que “la comunicación digital interactiva, global/ local, permite construir una nueva forma de sociabilidad, que los investigadores denominan individualismo en red”.

Contrariamente a la creencia popular, no se refería tanto al peligro del aislamiento “sino a la capacidad de construir sus propias redes de relación, en internet y fuera de internet, por teléfono móvil y en contacto físico directo, manteniendo la relación potencial cualquiera que sea el tiempo y espacio donde se está”.

En este interesante artículo Castells también argumenta que este sistema de comunicación personalizado “dónde todo empieza conmigo y con la expansión de mis ideas, deseos y propósitos”. Permitiendo el desarrollo de la cultura que William Mitchell denomina del YO++.

Admito que en mi casa, estamos en plena fase de iniciación a la pubertad, ya empieza a preocuparme el peligro de la desestructuración de una serie de hábitos familiares. Los que se hacen en torno a una mesa, porque el televisor en casa está felizmente marginado. Con la excepción de la sesión de pizza/fajitas/sushi y DVD, del sábado noche. Aquellos hábitos que hay que mantener para eludir aquello de que “casa conectada equivale al silencio de la ciberfamilia”.

Parece lógico pensar que a medida que mis hijos sigan creciendo, madurará su participación en la Red (o al menos eso espero). A pesar de no contar con ritos de iniciación que formalicen el fin de la etapa infantil y el inicio su etapa adulta. Quizás surja alguna iniciativa al respecto, que sea original, práctica e inocua. Porque lamentablemente, en la sociedad secular occidental, tenemos unos ritos iniciáticos inconscientes y lamentablemente extendidos (alcohol, drogas,..) o escarificadores (tatoos, piercings,..). Todo esto, para dar la bienvenida, como dice Patrick Harpur, al nacimiento del ego, de la individualidad y de la humanidad plena.

Como cualquier padre deseas lo mejor para tus hijos. Mucho más en esta delicada etapa, en la que supuestamente contarán con una mayor autonomía que les otorgará mayor facultad para gobernar sus propias acciones, sin depender de otros. Crucemos los dedos para que eso redunde en un mayor número y calidad de opciones, y en definitiva, las mejores oportunidades de futuro.

Una etapa que deben vivir (otro reto para los padres y para la sociedad en general) sujetándose a las normas generales de convivencia. Fueran las que fueran, sin necesidad de subyugarse a los corsés contemporáneos (sean políticos, religiosos, consumistas,…), pero sin necesidad de convertirse en disidentes.

Quizás por todo esto, en su próximo cumpleaños, mi regalo a mi hija será de padre_sensible_algo_geek: su dominio propio con cuenta de correo. Espero que esto le ayude a formalizar y desarrollar su identidad digital…

¿Podría ser el reto de iniciación que nos falta?

Post relacionados:

  • No Related Posts
Esta entrada fue publicada en familia, identidad digital, Manuel Castells, rito de iniciación, William Mitchell. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Rito de iniciación en familia conectada

  1. lateral zinker dijo:

    Te leo habitualmente, me encanta tu blog. Tengo una consultora de mkting y comparto muchas de tus ideas. De hecho eres una de las lecturas recomendadas en mi blog. habitualmente no comentaba pero hoy … no me he podido resistir.
    El viernes 20 mi ahijado cumplió 12 años y le regalé un dominio y una cuenta de correo.
    Curiosas y variadas fueron las reacciones. El público variado familia, abuelos, amigos de los padres y niños. En gente de nuestra generación todo tipo de dudas? y miedos?. Y es público profesional, leido y culto pero me temo que … inmigrantes digitales.

    Lo que si es cierto, es que el destinatario le pareció un regalo de mayor … desde su incipiente bogotillo.

  2. Albert Garcia Pujadas dijo:

    Gracias por tu comentario.
    Celebro coincidir contigo. Desgraciadamente nuestra generación es mayoritariamente «análogica»… pero no te quepa ninguna duda que los que vienen detrás, ya lo tienen totalmente asimilado e incorporado en su cosmos particular.

    A los que somos digitales nos toca darles facilidades y a los «analógicos» mucha pedagogía… y altas dosis de paciencia.

  3. Alberto dijo:

    <comentario_jocoso>Sois un par de de frikis, no geeks</comentario_jocoso>

  4. Albert Garcia Pujadas dijo:

    gracias por el ….cumplido, Alberto. Lo recordaré 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.