Retorno al futuro

Esta es una historia acerca de una re-invención industrial. Empieza a principios del siglo XX cuando un grupo de industriales textiles piden a la Mancomunitat de Catalunya la creación de una escuela en la que formar a la mano de obra cualificada que la floreciente industria textil necesitaba. Nacía lo que se acabaría convirtiendo en la Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica en Tejidos de Punto de Canet (EUETTPC) imprescindible para abastecer una industria que llegó a representar el 25% del PIB de determinadas localidades de la zona.

La industria textil “siempre” ha estado en crisis, pero ha tenido períodos de mucha bonanza en la que se ganó mucho dinero. Hoy la industria se ha transformado radicalmente. Quien sabe si los Inditex, Mango, Desigual o Custo beben en parte de esa tradición. Lo cierto es, continuando con la historia, que la deslocalización de la mayor parte de la industria manufacturera textil provocó una extinción rápida de talleres y fábricas… y la automática destrucción de miles de puesto de trabajo.

Con este panorama el interés por la formación técnica textil decayó y la EUETTPC cayó en el ostracismo. Su número de matriculados fue languideciendo hasta que hace unos pocos años empezó a transformarse, cambiando de actividad y convirtiéndose en el actual Centre de Recerca i Transferència de Tecnología Textil (CRTTT). Entidad fruto de un acuerdo entre administraciones locales y la Fundación Tecnológica CETEMMSA.

Este cambio de modelo de actividad comportó que los ingenieros de la ‘Escuela’ tuvieran que reconvertir su actividad docente en tareas de investigación, desarrollo y transferencia tecnológica en el campo de la industria textil. El año pasado, finalmente, se decidió cerrar definitivamente la actividad docente.

Hoy la industria sigue renqueante, el textil igual, pero hay elementos que están cambiando. No es la situación económica, es la voluntad de determinadas personas y organizaciones a cambiar su marco mental. CETEMMSA que años hace decidió apartarse de la industria textil para centrarse en ‘printed electronics’ es hoy una de las referencias mundiales en la materia. Su acuerdo con CRTTT de Canet ha permitido tener un centro de referencia internacional increíblemente desconocido por la mayoría.

Paradojas de la vida, hoy lo que queda de la “La Escuela de Canet” que durante casi un siglo formó a varias generaciones de ingenieros textiles en género de punto, ha abandonado cualquier actividad relacionada con la moda y el textil hogar. Hoy se centra exclusivamente en la investigación aplicada en tejidos conductores, tejidos en el campo de la energía fotovoltaica o en tejidos 3D Smart.

Quizás lo que mejor resume este cambio es el proyecto en desarrollo para tejer fibra de carbono…en este caso para un prototipo de la industria aeroespacial, en concreto para el fuselaje de Airbus. En mis manos tuve hilatura de fibra de carbono y el fruto de la investigación aplicada en forma de piezas de cómo queda tejido y procesado. A nadie debería sorprenderle que ingenieros de la industria aeroespacial alemana hayan encontrado en el CRTTT de Canet un centro de investigación y desarrollo aplicado.

Este no es el final de la historia. Miquel Soleractual director de la ‘Escuela’ (hoy  convertida en CRTTT), recogía hace pocos días un encargo similar al que recogió la Mancomunitat casi un siglo atrás: la industria textil vuelve a necesitar técnicos y no los encuentra en el mercado laboral. Hay que crearlos en base a unas necesidades que poco tendrán que ver con los antecesores. Es un retorno al futuro. Bienvenidos.

Post relacionados:

Esta entrada fue publicada en Cetemmsa, CRTTT, Escola Canet, Investigación, Re-invención industrial, textil y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Retorno al futuro

  1. Raimon Verdaguer dijo:

    Me alegra especialmente que recojas en tu blog la actividad del CRTTT de Canet de Mar y especialmente la labor de Miquel Soler, gracias a él y su firme defensa para dar un nuevo sentido a unas instalaciones y a un colectivo de sabiduria que de otra forma hubiera desaparecido. Frente a presiones de todo tipo por reconvertir el edificio de la escuela en otros usos, entre ellos, según rumores, trasladar la sede del ayuntamiento, potenciar la figura de un cluster de investigación y transferencia tecnológica es una de las pocas esperanzas que tienen las empresas de este país. Quién sabe si un descubrimiento pudiera permitir el renacimiento en este pueblo, tan necesitado por otra parte, como otros, de una nueva industria textil puntera en el mundo por la fabricación de tejidos, fibras o procesos de fabricación de alto valor añadido y que permitieran desbancar la deslocalización por costes. En realidad, en una verbena de San Juan, Miquel lo veía factible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Additional comments powered by BackType